2. En un ecosistema de monedas complementarias

2.2. Tipologías

2.2.5. Los mercados de trueque

Se trata de las monedas complementarias que ocupan la última posición en número de iniciativas a nivel internacional, representando el 1,4% del total.

Los mercados de trueque son un híbrido entre las monedas locales y los sistemas de crédito mutuo, comprendiendo una nueva infraestructura para que las personas puedan intercambiar bienes y servicios dentro de un evento específico, en un sitio limitado, sin la necesidad de moneda convencional. Los usuarios de los mercados de trueque se unen a un club local en el que consiguen la moneda local (préstamos sin intereses), para consumir dentro de los propios mercados. Se trata de monedas que posteriormente no son convertibles a la moneda oficial.

Los mercados de trueque surgieron por primera vez en Bernal, Buenos Aires, como una iniciativa de sostenibilidad instigada por una ONG ambiental en 1995. Emergieron en un contexto de desindustrialización y crisis fiscal, se expandieron rápidamente durante el colapso financiero argentino de 1999 a 2002, y se convirtieron en una forma de vida para un grupo demográfico muy amplio. No obstante, los clubes de trueque argentinos fueron castigados por la rivalidad entre redes y sufrieron un colapso catastrófico en credibilidad en 2002. Sin embargo, algunos sistemas argentinos aún permanecen y modelos similares han sido adoptados en Venezuela y México, donde se han mantenido estrechamente asociados a las ideas de la economía solidaria. Los mercados de trueque informales son también operativos en otros países de América del Sur. Han surgido también en Quebec, Canadá, una región con un fuerte movimiento de economía social. Sin embargo, en Canadá, este sistema tiene un mayor énfasis en el apoyo al desarrollo sostenible a través de la reutilización de los bienes, que la ideología de solidaridad económica que motiva a los sistemas de México y Sudamérica.